La Vitoriana

Conócenos un poco más

La Vitoriana, toda la vida contigo

Dándote lo mejor día a día.

En 1.903 se fundó en Vitoria la Panificadora Vitoriana, S.A., inscrita con el registro industrial nº28. La crean cuatro fábricantes de harinas de la zona y un grupo importante de panaderos alaveses con la idea de contar con un consumidor fijo de una parte de su fabricación.

Por aquel entonces la ciudad contaba con unos treinta mil habitantes, el pan se servía en parte a domicilio, por medio de carros y otra parte iba destinada a las tiendas de distintas zonas de la ciudad.

Con el paso del tiempo la Panificadora Vitoriana estuvo sometida a los vaivenes políticos y sociales. El pan era un producto muy sensible a las reivindicaciones ciudadanas. Su encarecimiento por cualquier circunstancia era causa de continuas protestas y en algunas ocasiones de peligrosos conflictos.

En el año 1923 se cumplió la vieja aspiración de que la panificadora contase con su propia fábrica de harinas, en los terrenos de la calle Francia, pasando a ser en esta época el negocio estrella la compañía.


En un principio casi toda esta elaboración se presentaba en piezas de dos kilos, las clásicas otanas que según la calidad de la materia prima empleada se clasificaba en pan de primera o pan de segunda. Sin embargo poco a poco fue apareciendo el llamado pan menudo, en piezas de 400, 200 y 100 gramos.

En el verano de 1.936, a comienzos de la contienda civil, es asesinado por razones políticas el presidente de la compañía D. Teodoro Olarte. Llegaron con la posguerra, los días de racionamientos a causa de la escasez de productos de primera necesidad y tanto la panadería como la fábrica de harinas quedaron intervenidas por los organismos que controlaban el abastecimiento de la población.

En los comienzos de los sesenta, las medidas liberalizadoras, y abierta entonces la posibilidad de importar maquinaria y suprimidas en distintas fases las medidas restrictivas, apareció en Vitoria, como en otras ciudades, una competencia agresiva que empezó a minar la clientela de los panaderos ya establecidos. En el año 1.967 otro industrial harinero llega a un acuerdo de adquisición con el Consejo de administración de la compañía.

El nuevo dueño de la compañía conmocionó el mercado del pan en Vitoria, pues con un afán monopolizador, llegó a rebajar el precio de las piezas de más consumo de forma espectacular, acogiéndose a la liberalización ya vigente.

obrardor_la_vitoriana

Esta política agresiva llevó al empresario a una situación insostenible que acabó con la venta de la empresa en el año 81 a empresarios del sector.

Tras unos primeros años de grandes dificultades por la situación anterior generada, la nueva dirección va retomando la situación de la empresa y en el año 97 la empresa se traslada de ubicación. En éste nuevo proyecto no cuenta con la fabricación de harina por lo que dedica todos sus recursos a la producción y venta de pan, bollería y pastelería.

Se empiezan a implantar con un sistema de comercialización propio a través de tiendas especializadas en panadería y pastelería que posteriormente se traslada a un sistema de franquicias, con el que comparte el proyecto de expansión con nuevos asociados.

Nuestros números hablan

Todo esto lo hacemos por ti

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

0
Desde
0
Panes diarios
0
trabajadores para darte lo mejor
0
Establecimientos a tu servicio

Trabajamos para alimentar tu sonrisa

Un gran equipo

En la actualidad La Vitoriana está basada en las personas que la formamos, con una política fundamentada en la comunicación y el trabajo en equipo con el objetivo principal de ofrecer productos y servicios de calidad, trabajando con un espíritu de mejora continua, buscando la eficiencia que nos permita ser competitivos, innovando y evolucionando para conseguir la satisfacción de nuestras tiendas y clientes.

Obrador

Con toda la calidad de La Vitoriana

La Vitoriana tiene su OBRADOR central en la calle Escoriaza. Está dividido en tres secciones, panadería, pastelería y bollería, ocupando un amplio pabellón en donde realmente se siguen haciendo los productos de manera artesanal. Hoy en día, como es lógico, la mecanización ha llegado a nuestros obradores para atender la alta demanda de productos, y para aumentar la seguridad alimentaria. Igualmente la tecnología que aplicamos nos ayuda a mejorar la calidad y homogeneidad de nuestros productos.

Esto no quiere decir que hayamos perdido el concepto de producto artesano. Ni mucho menos. Por ejemplo la sección de pastelería refleja una perfecta imagen artesana en la que los pasteleros rellenan y decoran manualmente todo este producto y lo hornean. La maquinaria ha evolucionado pero los procesos siguen siendo los mismos.

Por todo ello desde La Vitoriana y desde nuestros empleados nuestra fábrica es conocida como OBRADOR.

Le informamos de que www.lavitoriana.com contienen cookies propias y de terceros con la finalidad de permitir su funcionamiento (por ejemplo, gestionar la aceptación del uso de cookies), para compartir contenidos en redes sociales y para analizar el tráfico web, para mejorar así la experiencia de navegación y mejorar los servicios e información que ofrecemos a través del mismo. El hecho de continuar navegando por este sitio web supone la aceptación del uso de las cookies con las finalidades descritas.
Para más información pinche aquí.

ACEPTAR
Aviso de cookies